• Maite Urquiza

No verse a uno mismo, sino los privilegios de Jesús

Teresita no escribió los manuscritos que forman su historia personal como una autobiografía en la que ella fuera la protagonista. Los escribió para mostrar y contemplar los privilegios de Jesús sobre su alma. En el Manuscrito A lo corrobora así:



El no llama a los que son dignos, sino a los que le place, o como dice San Pablo: “Dios tiene compasión de quien quiere y usa de misericordia con quien quiere ser misericordioso. No es, pues, obra ni del que quiere ni del que corre, sino de Dios que usa de misericordia (Rom 9 15-16)


Una de las grandes enseñanzas del camino espiritual de Santa Teresita es esa: no ponerse en primer lugar; reconocer la grandeza de Jesús ante la debilidad humana, y dejarlo actuar a Él, incluso cuando hagamos recuerdo de nuestra propia existencia. ¿Somos capaces de contemplar y de describir la misericordia de Dios en nosotros?

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La noche de Navidad de 1886, cuando Teresita tenía 13 años, al volver de la Misa de Gallo con su padre y sus hermanas, “la fuente” de sus lágrimas “se secó” y se le concedió la gracia de salir de la i

El 2 de enero de 1889, justo el día en que Teresita cumplía 16 años –ya en el Carmelo y a ocho días de su toma de hábito—, escribe en una carta dirigida a su hermana Paulina (Sor Inés de Jesús) que es